“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

sábado, 22 de julio de 2017

El desfile infantil con trabucos de petardos queda anulado porque incumpliría el Real Decreto 989/2015 de 30 de octubre por el que se aprueba el Reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería.

En relación al desfile infantil con trabucos de petardos la Asociación de Comparsas ha realizado el siguiente comunicado:

"La propuesta de desfile infantil de trabuco de petardos para el día 3 de septiembre queda anulada en base a que de llevarlo a cabo se incumpliría el Real Decreto 989/2015  de 30 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería.

La ilusión que desde la Asociación de Comparsas teníamos en promover la participación infantil, dado que la ITC 26 lo prohibe tajantemente, se ha visto truncada al recibir el aviso de Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil de Albacete

Sentimos profundamente si la difusión de la información del desfile ha creado unas expectativas que ahora, bajo el conocimiento de este Real Decreto nos vemos incapacitados para cumplir". Un cordial saludo.

Cuando presentaron este pequeño e inofensivo trabuco en la pasada Asamblea de la Asociación, mas bien parecía un juguete en el que se introduce el petardo de mecha encendido que al explotar da la sensación de un disparo de arcabucería. 

   Con el uso de este trabuco se pretende que la afición a los actos de arcabucería no se pierdan cuando ese niño pueda usar el día de mañana un trabuco de verdad. Las muchas trabas que impone este Reglamento, en aras de la seguridad, es un ataque frontal a la Tradición de muchos pueblos, como el nuestro, donde el eje central de la Fiesta  son los actos de arcabucería. 

He podido constatar que muchos caudetanos, contrarios al uso de la pólvora, están recibiendo con agrado estas limitaciones. Como la nota de contraindicaciones que llevan todos los medicamentos, lo que es bueno para curar una dolencia resulta perjudicial para otra parte del cuerpo. Así esta la cosas. Nunca llueve a gusto de todos.
Una cosa si es cierta: sin música ...¡no hay Fiesta! 


El “puto amo” de las estafas financieras, por Óscar de Caso. "El señor Madoff no era un estafador al uso, ni pertenecía a una baja clase social; era parte del corazón de la aristocracia financiera de EE.UU"

          El ejemplo más paradigmático a nivel mundial en cuanto a estafas financieras se refiere lo capitanea el norteamericano Bernie Madoff, en los comienzos de la Gran Recesión.  Cuando el mundo estaba temblando por la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, surge en el corazón de Wall Street el “escándalo Madoff”.

          El señor Madoff no era un estafador al uso, ni pertenecía a una baja clase social; era parte del corazón de la aristocracia financiera norteamericana. Expresidente del mercado electrónico Nasdaq, con una brillante reputación como gestor de inversiones capaz de lograr de forma sostenida altas rentabilidades; a Madoff acudían multimillonarios de todo el mundo para que administrase su dinero.

          En diciembre de 2008, haciendo gala de una frialdad excepcional, Madoff confiesa a sus hijos y a su mujer que todo el negocio había sido una gran estafa a lo largo de las últimas décadas, y que se trataba de un “esquema Ponzi” (estafa del tipo piramidal) para la high society.
          Utilizaba el llamado “método del margen”: una persona poseía un inmueble no hipotecado valorado en quince millones de dólares; lo hipotecaba por diez millones a un tipo de interés del 4 por ciento. Los gastos de mantenimiento de esa hipoteca eran de 400.000 dólares anuales. Si invertía con Madoff esos 10 millones obtenidos de la hipoteca, con un beneficio que le aseguraba el 12 por ciento. La diferencia de ocho puntos entre los gastos de mantenimiento y los beneficios suponían 800.000 dólares anuales. El plan era perfecto… mientras funcionara.

          A continuación les transcribo el contenido  textual de su declaración ante el juez; es una pieza mayor de la literatura de las estafas financieras: “Su señoría, muchos años hasta el día de mi arresto el 11 de diciembre del 2008 he mantenido un esquema de Ponzi utilizando la actividad de asesoramiento e inversión de mi empresa, Bernard L. Madoff Investment Securities, sita aquí mismo, en Manhattan, en el 885 de la Tercera Avenida en Nueva York. 
 A decir verdad, aprecio la oportunidad, por primera vez, de expresarme públicamente en relación con los delitos que he cometido y que me producen una gran pena y vergüenza. Al iniciar este fraude sabía que lo que hacía estaba mal, que era un acto delictivo. Cuando empecé a establecer el esquema de Ponzi creía que sería por un corto período de tiempo y que conseguiría salir de él y sacar a mis clientes del sistema. 

Sin embargo, resultó difícil, y al final imposible, y con el paso de los años comprendí que mi arresto y este mismo día tenían que llegar sin remedio. Soy cruelmente consciente del daño considerable que he causado a  numerosas personas, incluso a miembros de mi propia familia, mis amigos más cercanos, mis socios y a los miles de clientes que me confiaron su dinero […] Si estoy aquí es para aceptar la total responsabilidad por mis delitos confesándome culpable y, con este alegato, exponer los medios a través de los cuales conduje y oculté el fraude”.
          La Justicia le condenó a 150 años de cárcel (terminará sus días en prisión, dado que en EE UU las condenas se cumplen independientemente de la edad del reo), y le hallaron culpable de once delitos. Se trató de la pena más alta que se había dictado nunca para estos delitos.

          Este personaje (y no como otros pusilánimes suicidas) nos deja todo un ejemplo de dignidad y ética delictiva en contraposición a la innumerable lista de forajidos financieros que padecemos los españoles; que aún pillándoles con “las manos en la masa” tienen la desvergüenza de negarlo “categóricamente”. 

  El caso mas vergonzante se produjo cuando el socialista Pedro Hernández Moltó, a la pregunta del Juez de cual era su cometido en la Caja de Castilla La Mancha respondio que el era el animador sociocultural. La fiesta nos costó a los españoles 6.000 millones de euros
          Unas frases del contundente Bertolt Brecht ponen fin a este escrito; sencillas, rotundas, con terrible moraleja final, son siempre las palabras de este hombre.

En los primeros meses del poder nacional-socialista 
un trabajador de una pequeña localidad fronteriza checa 
fue condenado a prisión 
por distribuir panfletos comunistas. 
Como uno de sus cinco hijos ya había muerto de hambre, 
no le agradaba al juez enviarlo a la cárcel 
por mucho tiempo. 
Preguntóle entonces si no estaría, tal vez, 
algo corrompido 
por la ideología comunista. 
No sé lo que el señor me quiere decir, contestó aquél, 
pero mi hijo 
fue corrompido por el hambre.

Perfil biográfico de Andrés Bañón Martinez realizado en 1995 por José Manuel Ricart Lumbreras. Junto con Jesús Sánchez Díaz, son los caudetanos que más y mejor han defendido la valencianía de Caudete.

   "Fue por el mes de octubre de 1977 no recuerdo exactamente el día – cuando la casualidad, me brindó la ocasión de conocerlo personalmente. El Consell del Reino de Valencia celebraba una de  sus acostumbradas reuniones durante los primeros pasos de la Democracia, con la vista y el espíritu puestos en la meta de preservar las esencias de nuestra personalidad histórica y defenderla de particulares, extrañas e interesadas manipulaciones, especialmente del pancatalanismo, cuando se sumó a los asistentes Andrés Bañón Martínez en unión de su amigo Tomás Marco Villaescusa.

Bañón nunca aceptó en su fuero interno el destierro de su Villa al Reino de Murcia. Aún no había cumplido los quince, cuando llevado por su innata afición a la Historia se topó, casualmente, en el Archivo Municipal con los Libros Capitulares que, con su apergaminada presencia, despertaron su natural curiosidad.

 Leyó el Acta del uno de enero de mil setecientos treinta y ocho y, a su término, nació en su espíritu con fuerza irresistible una profunda interrogación, desazonándolo durante muchos años. 

Si Caudete tenía razón y el Rey así lo confirmaba restituyéndolo en sus antiguos honores, privilegios y títulos que antes tenía, cuando era del Reino de Valencia, concediéndole la total y absoluta independencia de la Ciudad de Villena, la tenía en todo. Entonces, ¿por qué la desterraba a Murcia?... ¿Qué misterio ocultaba la escritura?...¿Y, por qué? De momento, no tenía ninguna respuesta. Todavía era un adolescente.
 Desconocía los entresijos de la política y mucho más los tortuosos vericuetos que sirven a los grandes intereses personales y, en ocasiones, colectivos. Pero algo tenía meridianamente claro: la sentencia Real, no era más que una vejatoria arbitrariedad que servía unas ambiciones inconfesables. Para él, la Justicia no se podía mediatizar. 

O lo es por entero, o no es Justicia, del mismo modo que no se puede decir que una sábana o un mantel están completamente limpios si tienen, aunque sea casi imperceptible, manchada una punta. Y este concepto tan simple, no era menester que nadie se lo explicara porque el Juicio de Salomón se lo sabía perfectamente.

La duda y la curiosidad fueron su acicate. Ansiaba saber más cosas de su pueblo y sus padres le dieron a leer la "Historia de la Virgen de Gracia", lectura que completó con la reseña que, sobre Caudete, escribió en 1894 Roa y Erostarbe en la Crónica de la provincia de Albacete. 

    Conoció a Luis Golf y su obra en una breve mención, pero ante su mirada, ya soñadora, desfiló todo el glorioso pasado de su pueblo, mientras sentía un sabor amargo en su garganta. Nada podía hacer por devolverlo al viejo Reino de Valencia. 

Un nuevo centralismo, oscurecía cualquier horizonte. España era una nación de "provincias"; el Reino una región; los pueblos, todos españoles... pero Caudete en una tierra extraña. Ahora comenzaba a entender la Bandera de los Guerreros.
Solo podía hacer una cosa: mantener viva la memoria histórica, tanto de Caudete como la del antiguo Reino de Valencia y no perder la esperanza. Algún día, alguna circunstancia política, algo por entonces imprevisible, tal vez un golpe de fortuna... pondría las cosas en su sitio. No era ninguna quimera, como no lo fue entonces. 

Ni el más temerario adivino se hubiera atrevido a pronosticar, siquiera un año antes, el destierro de Caudete. Y sucedió. ¿Quién puede saber lo que nos guarda el futuro?. 1976. Han pasado treinta y nueve años. Adolfo Suárez es Presidente del Gobierno, a cuya sombra va tomando cuerpo lo que más tarde se conocerá como el Estado de las Autonomías. Cataluña y el País Vasco, la exigen con fuerza. Galicia se suma apoyándolas y el Reino de Valencia quiere volver por sus antiguas libertades. 

Todavía el panorama político valenciano es algo confuso, pero no tardará en clarificarse aunque sea a costa de grandes sacrificios y luchas por parte de unas fuerzas que defienden, partiéndose el pecho, la integridad de la personalidad histórica, cultural, sentimental, costumbrista, independiente y económica del pueblo valenciano bajo el símbolo de la Senyera, contra los que quieren esclavizarlo convirtiéndolo en apéndice de lo que entonces se auspiciaba a bombo y platillo, como "Paissos catalans".
Bañón, tampoco había permanecido ocioso estos años. Atrás quedaba la fundación, en Alcoy, de la Unión Nacional de Fiestas de Moros y Cristianos (U.N.D.E.F.) de la que él fue uno de los artífices en nombre de Caudete, que aglutinó en su seno a gran número de pueblos de España, entre los que se encontraban, providencialmente para el suyo, todos los de las provincias de Valencia y Alicante.

Caudete ya no quedará aislado, encerrado en sí mismo y expuesto a los peligros de la erosión histórica de sus Fiestas en honor de la Virgen de Gracia, a manos de silenciosas migraciones. 

  En perfecta comunión con todos los pueblos de su entorno valenciano, vivirá -y vive hoy-  una esplendorosa época de constante superación que no destruye, sino que afianza fuertemente, cada día, sus tradiciones comunes, sus vivencias históricas comunes y su pasado común, vinculadas a las gloriosas efemérides del Rey Conquistador

Estas cuestiones quedaron confirmadas de manera entusiásticamente exultante y diáfanamente triunfal, en el Primer Congreso (único por ahora) de Moros y Cristianos, celebrado en Villena del 31 de agosto al 2 de septiembre de 1974, en cuyo excelente y bien ponderado desarrollo, tuvo buena parte Bañón, en su calidad de Secretario de la Comisión de Fiestas caudetanas [I Congreso Nacional de Fiestas de Moros y Cristianos. Publicaciones de Caja de Ahorros Provincial de Alicante. 1976. T.I.PP.198, 207 y 578. T.II.PP.442, 538, 848 y 851].
Alternando con estos dos hitos de evidente relevancia, abrió una sección en el Programa de Fiestas titulada "Hace más de 250 años", en la que, con la brevedad exigida por los escasos medios económicos de la Comisión de Fiestas pero plena de savia histórica, fue desgranando algunos de los más interesantes capítulos del Siglo XVIII con notable acogida, no sólo entre sus paisanos, sino incluso en los ambientes festeros de pueblos hermanos. 

    Otros caudetanos, tan entusiastas como él, de las viejas glorias de su patria chica, las cantaron mil veces con tan sincero apasionamiento que, desde entonces, nunca han faltado a la cita septembrina ni las bellas composiciones poéticas ni los más sentidos elogios en fluida prosa. La memoria histórica de Caudete, cobraba vigor, sentido popular y dulce amor por su pasado. Hasta donde es medianamente lícito, Bañón se sentía satisfecho.  
Conforme avanza el tiempo, las aspiraciones autonomistas se fueron extendiendo por otras regiones que nunca las había sentido, mientras la valenciana se debatía en una lucha de símbolos (la guerra de las banderas) que ponía en peligro una solución pacífica entre promotores (los valencianistas) y detractores (los catalanistas). 

Bañón, que creyó llegada la ocasión por la que tanto habían luchado los caudetanos durante dos siglos, abanderó un movimiento de integración de Caudete en el Reino de Valencia, al que se sumaron más de quinientas personas y grandes y medianas empresas industriales y comerciales. 
 Recogió firmas en un documento reivindicativos serenamente razonado –que conserva con religioso cariño- y sin pensárselo dos veces, se presentó en el Consell, recomendado por nuestro ilustre paisano Vicente Giner Boira, a quien se había dirigido en primera instancia, demandando compresión y ayuda para su noble propósito. 

Este fue el motivo de su presencia. El Consell lo escuchó; comprendió sus razonamientos y allí, entre abrazos fraternales, como de familiares que se encuentran tras un largo periodo de ausencias, nación entre nosotros unas amistad que, gracias a Dios, perdura con la misma intensidad y frescura del primer día.

Sin pérdida de tiempo, Bañón y el que esto escribe, desarrollamos una intensa actividad encaminada a recuperar, igualmente que en Caudete, la memoria histórica del Reino en Valencia, en cuyo empeño emplearíamos más de dos años.

Sin embargo, apenas habían pasado unos días cuando el 12-10-77, en su página 31, "Levante" da el pistoletazo de salida: "7.000 valencianos fuera de nuestro territorio". "Valencia espera ilusionada la vuelta de los caudetanos", escribe Justo de Ávila, que repite su llamada en la página 15 del mismo Diario el 1 de enero de 1979, con "Caudete, nuestro...".

   Le sigue el Diario "Ya", publicando en la página 19 del 16-10-77, su artículo "Caudete, desea volver a su antiguo Reino", firmado por José María Cruz Román, publicándole a Bañón, este mismo periódico, sus artículos "Vamos al Reino" y "La Señera de la isla", que recogen tiernas añoranzas caudetanas. 
También se sumó a nuestra campaña el Diario de Alicante "Información", publicando en 11-11-77 y en su página 9, "Caudete, nuevo Gibraltar valenciano, nuevo Centenar de la Pluma" que firma Toni Sala

Nos recibe amablemente Radio Valencia y en la Televisión, propiciada por Giner Boira, descubrimos los "Capítulos y Ordenanzas de las Aguas de Caudete" de 1548 escritos en Lengua Valenciana, en unos momentos cruciales de lucha entre nuestra Lengua y la catalana que, sin duda, sirvieron fructíferamente aportando su grado de arena, para asentarnos en nuestro legítimo derecho reivindicativo del idioma valenciano como lengua cultural, literaria e histórica de nuestros antepasados.

Tampoco descuidamos el importantísimo campo de las señas de identidad. La Señera y la cuatribanda, pugnaban para ostentar el símbolo del pueblo valenciano –alicantino, valenciano y castellonense- y, aunque al parecer de algunos, esta espinosa cuestión había entrado en vías de solución, estoy firmemente convencido de que la aportación de Bañón, -yo fui testigo- acompañado en esta ocasión de sus amigos  José Brotons Espí y  Vicente Ortuño Ruiz, presentando en el despacho oficial del entonces Alcalde de la Ciudad de Valencia D. Miguel Ramón izquierdo una Bandera de los "Guerreros" de Caudete, labrada hacia 1875, en el Siglo XVIII, Estandarte Real de la Villa y réplica exacta de nuestra Señera, contribuyó en buena parte a despejar cerriles conceptos sobre la concesión por Franco de la franja azul

El triunfo de la Señera, fue ya indiscutible y el Sr. Razón Izquierdo premió a los tres, con la Medalla de Bronce del Excmo Ayuntamiento de Valencia, quienes la recibieron profundamente emocionados.
Nuestra actividad proseguía febril. Y digo nuestra, porque en estos dos años compartimos un objetivo común, sin importarnos las espinas, pero aspiramos con fruición, el perfume de las pocas rosas que encontrábamos en nuestro ajetreado peregrinar.

Nuestra primera estación fue Elche. Su Casino Principal. Bañón, esta vez en unión de José Conejero GraciaPepito Conejero para sus paisanos –  y José Pagán Azorín, disertó sobra la Batalla de Almansa

En un lenguaje, cuasi castrense, movía ante los ojos de un público interesado las formaciones borbónicas y austracistas con rara pericia militar; como un espontáneo estratega; explicando con detalles pormenorizados sobre un plano de la batalla, las distintas fases que, en algunos momentos, hicieron pensar a los nuestros en la victoria. 

Entre grandes aplausos, entregó a los jubilosos presentes el plano que tan bien le había servido en su conferencia. Más tarde y en los postres de una cena que había transcurrido cordial y en animada conversación, tanto Bernat Bono como mi esposa y yo, le propusimos que repitiera la experiencia en "Lo Rat Penat" de Valencia, compromiso que cumplió brillantemente el día 28 de abril de 1978, reforzándola con la proyección de la primera película que, sobre Moros y Cristianos de Caudete, dirigió él mismo en 1974.
    La película fue largamente premiada con los aplausos de una concurrencia que llenó por completo el domicilio social y que mostraba de esa manera, la intensa emoción vivida al contemplar en un pueblo desterrado el solemne desfile de su propia Señera, entre el amor y el respeto de todos los caudetanos.

Consciente, Bañón, de que también debía mantener vigente y actualizado su mundo festero, en el que tanto confiaba para bien de su pueblo, nos desplazamos Guiner Boira y un servidor a Petrel el día 1 de abril de ese mismo año, para asistir al Pregón de sus Fiestas, del que había sido nombrado mantenedor, honor con que fue distinguido igualmente en Bañeres, el 18 de abril del 1979 y en Novelda al siguiente año.

El 14 de agosto de 1979, elaboró una síntesis histórica de Caudete que remitió a D. Emilio Attard, con la súplica de que los ejemplares que le adjuntaba, los hiciera llegar a los demás ponentes del Estatuto de Autonomía

   Attard no le contestó a su carta pero, curiosamente, tres años después afirmaba en la página 8 del número de "La Verdad" de Albacete del día 8 de mayo de 1982 "Caudete, tendría derecho a la autodeterminación". Fue una lástima que no lo dijera antes.
Ante este silencio, Bañón se sintió contrariado, pero no vencido. Continuó firme en su esperanza, alentada por la Unión Regional Valencianista, única fuerza política que había hecho suya la causa caudetanaaunque no tenía el poder – y durante varios años participó personalmente en cuantos actos de afirmación valencianista le fue posible. 

En su pueblo también recibió repetidas veces este aliento, con la presencia del Grupo de Acción -presidido en una ocasión por D. Vicente González Lizondoque se desplazaba anualmente, el día 6 de Septiembre, con el patriótico deseo de cantar el Himno a la Virgen de los Desamparados ante una hornacina que, desde tiempo inmemorial, presidía las arcadas de la Lonja en los bajos de la tradicional Sala de la Villa y presenciar, por la tarde, la Entrada de Moros y Cristianos con la Señera en el hombro de un guerrero.

Juntos Bañón y este servidor de ustedes, programamos desde la Dirección General de Cultura de la Comunidad Valenciana, un magnífico viaje para que los niños de Caudete pudieran conocer la tierra de sus antepasados, con el único objeto de que vivieran una jornada entretenida y cultural. 

Visitamos el palacio de la Generalidad y dialogaron con el Presidente, Sr. Monsonis, quien los recibió con la mayor amabilidad; nos desplazamos al Puig y redondeamos la mañana, con la típica paella aderezada con "all i oli" en el Palmar. 

La chiquillería se lo pasó en grande; derrocharon alegría y como postre, se desgañitaron en el típico desfile de Moros y Cristianos. Para terminar el día, visitamos la Lonja de la Seda y entre grupo y abrazos de despedida, tomaron el camino de su pueblo prometiendo que nunca olvidarían tan hermoso gesto.
La llegada del Partido Socialista a la Alcaldía de Valencia y posteriormente a la Generalidad, fue un duro golpe. 
Las aspiraciones de Bañón y de cuantos caudetanos las compartían fueron marginadas. Pero tampoco este revés rindió a Bañón. Nadie es eterno, pensaba y lo que hoy parece una utopía, mañana puede convertirse en una jubilosa realidad. 

A la noche la sigue siempre el alba y buena prueba de ello es este libro y, aunque tal vez, Bañón no vea cumplido su gran sueño de justicia para Caudete, quedará para siempre como un valiente testimonio.

Andrés Bañón Martínez, hijo de Jaime Bañón Díaz y de Carmen Martínez Carrión, nació en Caudete de donde eran naturales sus padres, el día 9 de noviembre de 1924, en la casa número 4 de la Calle Abadía. 

Desciende en línea directa y en decimotercera generación, escrupulosamente registrada en los Libros del Archivo parroquial de Santa Catalina V. y M, de apellidos tan ilustres en la Villa como Santmatheu, De la Torre, Conejero, Benito, Figuera, Hernández, Galnadón, Albertos, Algarra, Sarria, Mollá, Sánchez, Gil, Díaz y Carrión

 Excepto Galnadón, todos ellos inseculados desde el principio del privilegio y estrechamente vinculados al Gobierno de Caudete, desde tiempos que ya eran inmemoriales en 1724.
Su infancia transcurrió dentro de una modesta holgura económica. Sus padres eran propietarios de una pequeña fábrica de zapatos de niño -"chicarro"- que daba trabajo a unas treinta personas. El negocio no marchaba mal, pero a consecuencia del Martes negro de Wall-Street y del advenimiento de la República en 1931, comenzó a decaer paulatinamente. 

En 1934, la plantilla quedó reducida a unas ocho o diez solamente, teniendo que cerrarla a finales de este mismo año, por unos créditos incobrados que ascendían a unas veinticinco mil pesetas, cantidad exorbitante para entonces.

La necesidad obligó a sus padres a buscarle un empleo, encontrándolo con cierta facilidad en el Ayuntamiento, gracias a su especial habilidad de mecanógrafo y siendo todavía un niño, fue admitido en la categoría de Oficial, adjunto al Secretario D. Vicente García Mora, natural de Museros, hombre ya muy experimentado y de edad cercana a los sesenta, de quien aprendió, en algo más de ocho años a su lado, los principales secretos de la Administración Local.
Al finalizar la Guerra Civil, con una España arruinada y desierta de profesorado, estudió en régimen libre, auxiliado por un solo Maestro de Primera Enseñanza, -D. Manual Gimeno Biosca, nacido en Fuente la Higuera-  el Peritaje Mercantil en la Escuela Superior de Comercio de Alicante, con aceptable provecho si se tiene en cuenta que nunca dejó su trabajo. 

  Como dato curioso, debo añadir que en asignaturas tan dispares como la Economía e Historia, obtuvo la calificación de sobresaliente, binomio que marcaría para siempre su vida profesional.

Dentro de su propio escalafón municipal, ascendió años más tarde a la categoría de Oficial Primero y por último a la de Técnico de Administración General. Desempeñó en tres ocasiones la Secretaría y se jubiló voluntariamente en julio de 1984.
 El M.I. Ayuntamiento, le tributó el día 6 de Septiembre, de ese mismo año, un homenaje que, inesperadamente, contó con la asistencia entusiasta del Grupo de Acción Valencianita, que le ofreció como valiosísimo regalo, el busto de D. Jaime el Conquistador que hoy, cuando esto escribo, ocupa un lugar preferente en su casa.

Ingresó en "Lo Rat Penat" en 1979, siendo sus padrinos D. Emili Beut i Belenguer, Presidente y el Sr. Tesorero y, en octubre del mismo año, en la Asamblea de Cronistas del Reino de Valencia. El 29 de junio de este mismo año 1995, en un solemnísimo acto multitudinario y entrañablemente familiar, del que fui testigo, recibió el Título y la Medalla de "Académico Correspondiente de la Real Academia de Cultura Valenciana".

Ante la obra realizada y el claro destino de la vida de Andrés Bañón, en un momento clave, se hace fácil descubrir su figura, ya indeleblemente inserta en nuestra Historia. Andrés Bañón Martínez es un hijo puro del Reino de Valencia, vástago limpio y ejemplar de la vieja rama de los leales pese a todo y luz de esperanza, en los oscuros tiempos que nos ha tocado vivir.

Como en otros personajes de su temple, su obra es impagable ni Andrés pretende, ni mucho menos, cobrarla. Para él, la recompensa es la realización fiel de su propio destino y la paz de su conciencia. Ciudad de Valencia, Cap y Casal del Regne, a 11 de septiembre de 1995"

José Manuel Ricart Lumbreras, amigo de Ándres, es Abogado, Politico y un apasionado defensor de la Cultura Velenciana.




























viernes, 21 de julio de 2017

El "susto" de Transportes Caudete en 1968: ante una maniobra imprevista o descuido del conductor, la tractora "Pegaso 2060" se precipitaba desde un puente a la salida de Yecla. El chofer ...ileso

La terrible salida de carretera que sufría el modelo original en 1968

  La red es una auténtica caja de sorpresas. Hace unos días me mandaron el enlace de este curioso artículo publicado hace tres años por camión.com donde cuentan el trabajo del extraordinario y meticuloso maquetista Francisco Ortiz Hernández (tiene una tienda en Cartagena "Modelista tiempo libre") sobre algunos modelos de camiones de "Transportes Caudete, S.L." que este año cumple 50 años de vida.

       Las fotos del camión amorrado contra la rambla a la salida de Yecla (lo conducia José Mª Mira "el Peque") me han recordado la clásica y archiconocida foto que recoge el accidente sufrido, hace 120 años, por un tren al que le fallaron los frenos al llegar a la Estación de Montparnasse, llamada Estacion del Oeste, hoy convertida en el Museo d´Orsay por la Arquitecta italiana Gaia Aulenti. Esto es lo contaban de la empresa "Transportes Caudete" en "camión.com":
"De nuevo nuestro amigo Francisco Ortiz nos envía una de las maravillas surgidas de su taller profesional dedicado a las maquetas en miniatura. En este caso reproduce un tráiler Pegaso “cabezón”, de la serie 2060, en esta ocasión con los colores de la conocida firma Transportes Caudete y con una auténtica peripecia tras de sí.

Aunque en la actualidad Transportes Caudete es una conocida empresa dedicada al transporte de mercancías refrigeradas a nivel Internacional, equipada con una moderna flota de vehículos frigríficos, lo cierto es que sus orígenes, a los que alude la maqueta que aquí mostramos fueron algo más humildes y sufridos.

Esta compañía, con su sede original en la población manchega que le da nombre, se formó en 1967 gracias a la iniciativa de cuatro amigos que ya trabajaban en el transporte como conductores asalariados: Luis Díaz Solera, Gabriel Conejero, Francisco Martinez Marti y Pepe Graciá Penades.

 La aventura, pese a que sólo un año después sufría el susto del cual dan fe las imágenes de 1968 que incluimos en nuestro artículo, no empezaba con demasiado buen pie, cuando de los camiones más modernos y de mayor capacidad de la empresa sufría una azarosa salida de la carretera, aunque afortunadamente sin excesivas consecuencias.
Sin ABS y sin dirección asistida el peligro ante una maniobra imprevista o un despiste era máximo.

     Así como podemos ver aquí quedaba la tractora Pegaso 2060, un camión de lo mejor a que podía acceder cualquier transportista a finales de los años 60 del pasado siglo. 

Este Pegaso, con un diseño de cabina que mejoraba sensiblemente el de los Barajas, aunque mantenía su bello diseño exterior, contó en su versión más potente inicial con 200 CV y por tanto ya permitía a los transportistas más atrevidos y capaces de superar los trámites burocráticos a iniciarse en el TIR. 

A cambio de costosos permisos de este modo con un tráiler de 38 toneladas de peso total gente como los hombre de hace casi medio siglo de Transportes Caudete pudieron empezar a trasladar las exportaciones frutícolas del Levante español hacia el resto de Europa, aunque los frigos todavía no eran obligados en el transporte de frutas y las cajas de toldo, denominadas tipo TIR, eran la norma habitual de la época

La bella miniatura creada por Francisco Ortiz se basa en la cabina de un Pegaso a escala 1:43 de la colección de Altaya y por lo demás en la habilidad y las buenas manos de nuestro amigo. Para crear el semi y la lona, pintada expresamente para lograr el efecto de desgaste que le aporta realismo al camión, se ha partido totalmente de cero y tomando como referencia las fotografías del accidente que sufrió el camión original en 1968.

 Un simple vistazo a una instantánea que nos permite disfrutar de nuevo de esta imagen y de paso ser conscientes de la dureza de un oficio, cuando ni las máquinas ni las carreteras podían ofrecer la seguridad de hoy en día, aunque los hombres del transporte ya estaban ahí para poner toda la carne en el asador."

Un viaje en el tiempo a la época del TIR.
 Transportes Caudete inició su actividad en 1967.
 La cabina del Pegaso "Cabezón" o 2060 deriva del anterior diseño del "Pegasín" o "Barajas".
Con 200 CV en los años sesenta un Pegaso como éste se atrevía
a manejar 38 toneladas en ruta Internacional.






jueves, 20 de julio de 2017

¿Acto vandálico de fin de semana o mala conservación de las señales de tráfico?... Me inclino por lo primero.

El domingo por la mañana me encontré enfrente del Colegio del Paseo esta señal por los suelos. No es la primera que veo esta situación. Pensé que lo mismo se había caído ella sola por falta de mantenimiento a la altura de una soldadura mal ejecutada.

Me incliné más porque se tratara de un acto vandálico ante una apuesta entre jóvenes para ver quien la hace más gorda. Y siempre dando gracias, porque  pudo ser más grave la cosa.

Nosotros también fuimos jóvenes. Bebíamos alcohol, por supuesto. Pero no nos daba por acosar a las señales o al mobiliario urbano. Entonces, y por estas fechas, solía arder la mies en las eras. Y siempre era el mismo al que se le acusaba de provocar el fuego.... ¿se acuerdan? 

   Cada época tiene sus cosas. Pensamos que con la llegada de la Democracia ciertas conductas mejorarían. Estábamos en un error. En vez de mejorar... se han agravado. Y de qué manera. En el caso de la seguridad ciudadana...¡qué quieren que les diga que ustedes no sepan o sufran!. 

 ¿Lo que más cuesta de llevar de esta película?. Me lo contaba indignado el otro día un vecino: "que cuatro niñatos, conocedores de la Ley del Menor, te rayen el coche y encima se molestan si les riñes provocándote e insultándote al saber que, por la edad, llevan las de ganar. ¡El colmo!." 

  También es cierto que, de forma tan descarada como ocurre aquí, no pasa en ningún pueblo de los alrededores....Hay que ver la forma de reconducir esta situación.... ¡A nadie que le pase!