“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
Horacio Verbitsky, periodista y escritor argentino

sábado, 5 de agosto de 2017

El interior de una vivienda es privado. Sin embargo, la fachada es de todos los vecinos, ¡Lo que mejora la estética y la belleza de un pueblo con unas manos de pintura!.

    Mientras que el interior de una vivienda pertenece al mundo de lo privado, la fachada no. La fachada es pública. De alguna forma, un vecino es copropietario cuando presume de lo bien que se ha quedado una fachada. Al final, todo es cuestión de sensiblidad. Les tengo que decir que, sobre la materia que nos ocupa, escasea por estos lares.

    Es frecuente enlucir las fachadas de cemento gris y dejarlas sin pintar obteniendo del Ayuntamiento la Licencia de Primera Ocupación tanto si se trata de una obra nueva como si es una rehabilitación. Este es el caso de la vivienda de Manuel Carpena. La fachada principal de esta casa, da a la calle Mayor.

    Hace unos 20 años llevó a cabo la  rehabilitacion de la parte posterior, que da vistas a la calle El Mercado y Paseo Luis Golf, colocando delante de cada una de las ventanas tres arcos de piedra artificial apoyados en pilares muy esbeltos que se llaman parteluz. La fachada quedó muy ordenada dando un aspecto medieval. Solo faltaba el toque final: pintarla

   Y la pintura ...¡ha llegado!. Desde hace unos días, la fachada ha quedado como pueden apreciarla en la foto superior. El color rojo realza todavía más los arcos que conbinan con los sillares simulados de color blanco  en las cuatro esquinas. 

  ¿Se imaginan ustedes lo que cambiaría de aspecto el pueblo si se pintaran las  más de 100 fachadas que, repartidas por todo el pueblo, se quedaron con el color gris del cemento? Les advierto que el coste ...no es excesivo.

  Tiene mucho mérito colaborar al embellecimiento "de la calle" dada la avanzada edad que tiene su propietario. Denota gusto, sensibilidad y respeto al entorno. La belleza ....es subjetiva. A unos les gustara más que a otros el color empleado. A mi me gusta como ha quedado. 

    El pasado año fueron cuatro vecinos de la calle Mayor los que pintaron sus fachadas. Poco a poco, el centro recupera un poco de alegría, que falta le hace. ¡Lo que puede cambiar un barrio con unas manos de pintura¡

      Le propongo al Alcalde, que es de la profesión, que, como norma general, se controlen las actuaciones en urbano y rústico y, sobre todo, que lo solicitado para obtener la Licencia y lo realmente ejecutado guarden relación y, ya puestos a pedir, que se premie anualmente la mejor intervención en una fachada, ya sea de pintura o rehabilitación de todos sus elementos arquitectónicos.




1 comentario: